Una madre con ya demasiados años, una embolia, una gripe y muy pocas ganas de morirse; una hija cercana a los 50 con un marido posesivo y con complejos por una alopecia que avanza sin remedio, una empresa que se hunde y una jubilación que se aleja. Otra hija de 42 que la cuida, la baña, la peina y casi la mata (a la de la embolia), muchas libretas, pocos ahorros, una casa quevender… Una noche interminable repleta de secretos inconfesables y confesiones: “Juana, yo creo que no quiero a mamá”, le dice Carlota a su
hermana. “Pues mira que si se cura…” contesta Juana a su vez. Y como no quieren que se cure, para que no sufra, porque esto ya no es vida ni es nada, deciden ayudarla, de darle un empujoncito. Miedo, mucho miedo y una gran sorpresa final… Y ¡Ah, si! Timbres, muchos timbres. Eso es «Mitad y mitad». Una comedia, que ahonda en las reflexiones morales sobre el derecho a decidir sobre tu propia vida, el respeto a la dignidad de la persona y el «encarnizamiento terapéutico» sin tener en cuenta los cuidados necesarios para aliviar el dolor físico y moral del enfermo.

Producciones relacionadas